Al considerar que los presidentes municipales del estado de Colima fueron “chamaqueados” por el gobierno estatal, al convenir un incremento salarial a sus trabajadores del 3 por ciento, el secretario general del Sindicato de Trabajadores al Servicio del H. Ayuntamiento de Colima (STSHAC) Héctor Arturo León Alam hizo un llamado al dirigente estatal del Partido Revolucionario Institucional (PRI) Arnoldo Ochoa González para que “meta en cintura” a sus presidentes municipales para que analicen cómo van a negociar el aumento salarial con sus trabajadores.

“El PRI fue pésimo tomando acuerdos antes de negociarlo con la clase trabajadora. No sé qué opine la demás gente que esté en alianza con ellos, Acción Nacional y el PRD” indicó.

Es por eso dijo, “desde aquí le mando un mensaje cariñoso, respetuoso a mi amigo Arnoldo Ochoa que debe de meter en cintura a sus presidentes municipales y debe reunirse con sus homólogos de los partidos Acción Nacional y PRD para que sepan cómo van a negociar y que es lo que van a hacer para sentarse a la mesa con los trabajadores”.

Porque recordó, no pueden efectivamente “estar tomar acuerdos de esa naturaleza sin considerar las condiciones generales, no solo de los ayuntamientos, sino también de los propios trabajadores como es el caso de nosotros que tenemos prácticamente cuatro años sin recibir incremento”.

En este sentido, ponderó que, si hay voluntad de Margarita Moreno González, presidenta municipal de Colima de sentarse a negociar con el sindicato mayoritario y encontrar el punto de equilibrio para este tema del incremento salarial.

“Es por eso que nosotros estamos tratando de negociar de la mejor manera con Margarita Moreno un incremento salarial decoroso para la clase trabajadora”, resaltó.

En este momento -señaló- nosotros pensamos en un 6 por ciento que sería lo justo, esto a pesar de estar por debajo del 7.28 por ciento que es la constante en la inflación, una inflación que es la más alta de la última década y que ha generado un perjuicio enorme a todo a México, los productos básicos están carísimos, hay productos que están subiendo entre el 20 y 25 por ciento; entonces nosotros necesitamos algo, por lo menos que se acerque al índice inflacionario.

“Yo creo que la principal demanda sigue siendo en este momento el incremento salarial justo y vemos con decepción que algunos sindicatos todavía están pensando en esperar la homologación con el sindicato de gobierno del estado, el que ha regido la mayor parte de los incrementos salariales de los últimos diez años, pero en este momento, dada las condiciones que presenta gobierno del estado que recibió las arcas o las finanzas muy desgastadas, va a ser sumamente complicado que el sindicato mejore sustancialmente ese 3 por ciento”, subrayó.

Puntualizó que “estamos negociando algo más arriba, pero también vemos, francamente con desagrado que algunos sindicatos minoritarios que no tienen capacidad de convenir estén engañando a los trabajadores diciendo que ellos van a hacer su convenio en base a lo que el gobierno del estado pueda obtener. Ellos no pueden hacerlo porque se sujetan a homologarse con lo que el sindicato mayoritario pueda conseguir para sus trabajadores”.