Martín Flores Castañeda, secretario general del Sindicato de Trabajadores al Servicio del Gobierno del Estado (STSGE) señaló que derivado del mandato establecido por el 96 por ciento de los agremiados en rechazar la propuesta del gobierno del estado para otorgar un incremento del 3 por ciento al salario, es que se ha iniciado de nuevamente con las mesas de trabajo para la negociación del aumento al salario de los burócratas sindicalizados, con una actitud de apertura por parte de los dos entes y esperando que para el 1º de mayo ya haya acuerdos.

Precisó que el sindicato ha manifestado la voluntad que se analice lo financieramente viable para ver como se logra recuperar el poder adquisitivo de los trabajadores que es todo un reto al presentar una inflación por arriba del 7 por ciento, “antes nos podían dar dos puntos porcentuales arriba de la inflación, hoy no hay condiciones, pues está reconocido que el gobierno actual viene arrastrando el quebranto financiero de mas de 1 mil millones de pesos tan solo en salarios de trabajadores, el cual ya se ha venido pagando a la mayoría, pero aún se deben de ese periodo 75 millones de pesos.

“Se espera que al primero de mayo ya se tenga respuesta de incremento salarial. Ya reiniciamos reuniones de trabajo, presentaremos oficio de propuesta con argumentos técnicos, legales y financieros para el tema de incremento salarial, para el tema de pago de prestaciones que se adeudan y el tema de IPECOL y otros temas que se analizan con la mesa de dialogo de gobierno estatal”, indicó.

Mencionó, además, buscarán tanto STSGE como gobierno “como hacer propuestas del plan de austeridad y racionalidad del gasto y en que rubros hay que ahorrar y con ello poder contribuir a la recuperación del poder adquisitivo del trabajador”.

Esperando, dijo, que este plan de austeridad llegue a todos los rubros y hay áreas y gastos que pueden dejarse de realizar y la operación del gobierno es suficiente.

Pues, recordó, “con Torrero (subsecretario de Administración) compartíamos que en noviembre y diciembre no sustituyo los puestos de confianza y el gobierno operó correctamente, pero entre enero y febrero incorporó 900 trabajadores y funcionarios de gobierno (…) eso no es austeridad sino todo lo contrario”.

Pareciera, abundó, “que tenemos muchos recursos y porque sacrificar a la clase trabajadora de base que cada cambio de gobiernos permanece para darle operatividad y funcionalidad al gobierno estatal”.

“Lo que hace el gobierno es amarrar la negociación a todo, es decir el incremento, adeudos y todo de la bolsa financiera que se tiene para este año 2022 y programar de acuerdo al flujo y ley de ingresos y comportamiento financiero, así como economías que se pueda hacer con el respaldo de la clase trabajadora sin sacrificar salario y prestaciones”, subrayó.

Finalmente, expresó que prevé que para el 1º de mayo ya se tengan avances en las negociaciones o ya acuerdos establecidos.