La directora general del Instituto Colimense de las Mujeres (ICM), Catalina Suárez Dávila, aseguró que el salario de trabajadoras de esta dependencia está garantizado y todos los días realiza gestiones ante las instancias federales, para que el recurso económico sea liberado lo más pronto posible y reciban el monto total del adeudo, lo anterior tras la manifestación que hizo un grupo de mujeres, este jueves por la falta de pago.

“A nuestras compañeras prestadoras de servicios, les reiteramos que el monto total por los servicios prestados está garantizado y estamos trabajando en la aceleración de procesos para que reciban el recurso; valoramos su trabajo, comprensión y aportaciones que realizan al ICM, pues son indispensables para el funcionamiento del Instituto y para el acompañamiento a mujeres que lo necesitan”, expresó Suárez Dávila.

En un amplio desplegado, la directora del ICM explica que la contratación de una parte del personal se hace a través de recursos federales; “la firma del convenio no se concretó en las fechas estipuladas debido al traspaso de recursos presupuestarios que se dio el 25 de marzo de 2022 entre la Secretaría de Bienestar y la Secretaría de Gobernación, a través de la Comisión Nacional para Prevenir y Erradicar la Violencia contra las Mujeres (Conavim), derivó en la incorporación de PAIMEF a esta última instancia de gobierno”, precisó.

Catalina Suárez Dávila aclaró que este traspaso de responsabilidades ha generado retrasos en procesos administrativos, que han provocado retardo del pago de honorarios a profesionistas del ICM, ante lo cual se ha buscado con urgencia subsanar el problema en el menor tiempo posible, a través de gestiones directas con autoridades federales.

“Para estar en condiciones de realizar el pago de honorarios a las prestadoras de servicios, se requiere de la firma del instrumento jurídico entre Conavim, Secretaría de Finanzas de Colima y el ICM, para que se liberen los recursos económicos; la fecha de la firma es establecida por Conavim”, aclaró la directora.

Suárez Dávila dijo que ha mantenido las puertas abiertas en todo momento, para una comunicación directa con las profesionistas respecto al atraso del recurso económico federal asignado, “tanto así que desde que iniciaron los retrasos, se permite el trabajo en casa y las guardias presenciales en todos los centros, atendiendo a la situación familiar y económica de cada una de ellas”.

Hizo énfasis en que no se ha dejado un solo día de realizar las gestiones necesarias para que este recurso sea liberado y llegue al estado y se entregado a las profesionistas que colaboran en el ICM, a quienes dijo: “Reconocemos y agradecemos la voluntad y apoyo para con la ciudadanía, por seguir prestando sus servicios y contribuyendo con sus conocimientos y acciones a la atención de las mujeres colimenses”.

“Entendemos que su pago es indispensable para el sustento de los hogares y las familias de las profesionistas, y para preservar su estabilidad, por eso entendemos la urgencia de que el recurso económico sea otorgado lo antes posible. Confiamos en que las autoridades federales liberen prontamente este recurso para que pueda ser distribuido entre las profesionistas tal y como corresponde”, concluyó Catalina Suárez.