Esta martes, en la sala de juntas “Lázaro Cárdenas”, el rector de la Universidad de Colima, Christian Jorge Torres Ortiz Zermeño entregó cinco títulos internacionales de doble grado a estudiantes de la Escuela de Mercadotecnia y de las facultades de Comercio Exterior y Economía, que cursaron sus estudios en las universidades de Viña del Mar, Chile, y la Technische Hochschule Deggendorf, de Alemania.

Daniela Alejandra Torres López y Luz Itzel Muñiz Garza, egresadas de la Escuela de Mercadotecnia, recibieron el título de Relacionadora Pública con grado de licenciada en Comunicación Organizacional por la Universidad Viña del Mar; Itzel Amayrani Ochoa, egresada de la Facultad de Comercio Exterior, recibió el título de International Management por Technische Hochschule Deggendorf, mientras que Samantha Paredes Olivera y Salvador Cosío Ramos, de la Facultad de Economía, recibieron el título de International Management por Technische Hochschule Deggendorf.

El hecho de que los egresados de la UdeC reciban estos títulos, dijo la directora de la Facultad de Comercio Exterior, Yareth Vargas López, representa una puerta abierta para las facultades, así como una fuerte vinculación académica con universidades extranjeras que tiene un impacto significativo en la razón de ser de la Universidad: sus estudiantes.

“Para ustedes -dijo-, el título representa tener acceso a un campo de desempeño sin límites y para nosotros el compromiso de formar profesionales en un contexto multicultural; individuos con habilidades extraordinarias, con capacidad de razonamiento libre de prejuicios, propositivos y con ansias enormes del conocimiento”, finalizó.

En la ceremonia, la egresada Daniela Alejandra Torres López y el egresado Salvador Cosío Ramos compartieron su experiencia y aprendizajes al cursar este doble grado en una universidad extranjera; “somos una muestra de que los programas de doble grado marcan un antes y un después en la vida profesional de quienes nos aventuramos a ellos”, dijo Torres López.

“La Universidad Viña del Mar, en nuestro caso, nos abrió las puertas con gusto y disposición, dando lo máximo de nosotros en cada día de aprendizaje. A la UdeC agradezco por haber confiado en nosotros para salir y representarla, dejando en claro que aquí se forman estudiantes competentes de nivel, con la capacidad suficiente para pararse frente al mundo y demostrar que en nuestra Universidad sabemos lo que estamos haciendo y de qué estamos hablando”, agregó Daniela.

Salvador Cosío dijo que su experiencia en el Instituto Tecnológico de Deggendorf jugó un papel muy importante en su vida, “un punto de inflexión y reflexión; conocí a personas que se convirtieron en amistades con quienes compartí retos y momentos que fortalecieron no sólo mi desarrollo personal, sino también profesional. Si me preguntan qué significó estudiar en Deggendorf, para mí fue enfrentarme a mí mismo y confirmar que sí se puede lograr los objetivos que uno se propone”.

Tener dos títulos, dijo por último, “es un parteaguas en el ámbito profesional: te aporta una visión a nivel mundial, facilita la inserción de posgrados en el extranjero y marca una diferencia en los conocimientos y competencias interculturales”.

Finalmente, los estudiantes agradecieron a la Universidad y a sus autoridades por fomentar la internacionalización y aumentar los convenios de cooperación, tanto nacional como internacional, y pidieron que sigan generando espacios y confiando en las próximas generaciones, “queremos pedirles que, así como confiaron en nosotros, confíen en los que vienen después, pues un estudiante capaz y orgulloso de su casa jamás va a defraudarlos”.

En su intervención, el rector Christian Torres Ortiz felicitó a las y los estudiantes por obtener un doble grado, “que sin duda les abrirá muchas oportunidades; podrán ver las cosas con diferentes ópticas, desde distintos puntos de vista y pensar en su futuro de vida”.

El doble grado que reciben los estudiantes, agregó, “no sólo es el esfuerzo de los estudiantes, sino de las dependencias y las familias que siempre los acompañan en cada uno de sus pasos; a ellas mi reconocimiento, por no dejar que sus hijos e hijas dejaran de estudiar”.

Para el rector, escuchar las experiencias de las y los egresados es, dijo, una de las formas de hacer palpable su gestión rectoral, “es lo que nos hace fuertes, porque la universidad abre puertas, fronteras, les da las herramientas, las capacidades para enfrentar desafíos en su estado, en su país, en cualquier parte del mundo y escucharlos le da sentido al eje transversal de la internacionalización de una enseñanza multicultural”.

Por último, agradeció a las dependencias que hacen posible que los estudiantes se formen también en otras universidades; “nuestra Universidad es una institución a la que se le puede tener confianza, por eso se firman los convenios de doble grado, esto es trabajo en equipo, no sólo de quienes trabajamos en la UdeC sino de quienes estudian; esto no puede ser posible si sólo una persona lo intenta, necesitamos la ayuda de todos”.

En el evento estuvieron Joel Nino Jr. secretario general de la Universidad; Susana Preciado, directora general de Educación Superior; Genoveva Amador, directora general de Relaciones Internacionales y Cooperación Académica; Hugo Alfonso Barreto, director general de Administración Escolar; José Manuel Orozco, director de la Facultad de Economía y Marco Antonio Barajas, director de la Escuela de Mercadotecnia.