El director del Hospital Materno-Infantil, Jorge Miguel Montero Gutiérrez dio a conocer que este nosocomio continuará dando atención a toda la población no derechohabiente con el programa IMSS-Bienestar.

Indicó que el número de personas atendidas en este hospital es variable, en donde la atención está enfocada al área neonatal hasta los 28 días y a las pacientes obstétricas, urgencias y emergencias obstétricas y ante la transición que se está llevando a cabo con el programa IMSS-Bienestar, “posiblemente la atención cambie de manera paulatina, pero el año pasado tuvimos arriba de 1 mil 200 atención obstétricas en la unidad, como son nacimientos, pacientes externos, pacientes graves que se tienen en terapia intensiva”.

A este hospital, precisó, se puede acercar toda paciente que no tenga ningún tipo de derechohabiencia con el IMSS, ISSSTE, SEDENA, Marina, “es para población abierta y se puede atender aquí”.

El protocolo de atención, mencionó es que la paciente sea referida a la unidad de atención por parte del centro de salud donde se le da una cita para una atención integral o a través de urgencias, como son hemorragias, entre otros, en donde es valorada por un especialista.

Aseveró que dentro de la unidad hasta el momento no se han presentado fallecimientos de mujeres por preeclamsia.

Indicó que después de la despenalización del aborto, que se dio el año pasado en el estado, toda paciente que cumpla con los criterios que son menos de doce semanas de gestación, puede acudir a la unidad, se le hace un ultrasonido, se le hace la valoración y de ser apta se le otorga inmediatamente la atención o se le deriva hasta que no haya un personal objetante al procedimiento.

Este procedimiento se puede realizar en cualquier unidad de salud de la entidad donde haya el servicio de obstetricia.

Finalmente, sin dar a conocer el número, aseguró que ya son varios los que se han realizado en este hospital, en atención ambulatoria principalmente, en donde se mantiene el protocolo de anonimato.