Este viernes, Christian Jorge Torres Ortiz Zermeño, rector de la Universidad de Colima, estuvo presente en la Sesión Ordinaria de la ANUIES, en la que presentaron avances en la Ley General de Humanidades, Ciencias, Tecnologías e Innovación, así como en el diseño e implementación del Sistema de Evaluación y Acreditación de la Educación Superior, además de los resultados de la encuesta nacional COVID-19.

Al inaugurar la sesión, Luciano Concheiro Bórquez, subsecretario de Educación Superior de la Secretaría de Educación Pública reconoció la labor de la Asociación Nacional de Universidades e Instituciones de Educación Superior (ANUIES) durante la pandemia del 2019 y en la fase de restablecimiento de las actividades presenciales.

Dijo que la ANUIES, “desde su independencia, ha sido parte de las acciones del Estado dirigidas a la transformación de la vida pública de México; compartimos la lucha incansable en contra del olvido de las condiciones históricas, sociales, culturales y educativas que dieron lugar a las desigualdades e inequidades que vive la población mexicana, especialmente nuestras y nuestros jóvenes, para recuperar la conciencia respecto a nuestra responsabilidad social y compromiso con la diversidad cultural y lingüística”.

En ese sentido, agradeció el compromiso que las Instituciones de Educación Superior (IES) han tenido con la transformación de la educación en nuestro país; “desde las IES se puede construir la revolución de las conciencias, porque es aquí donde se encuentra una conciencia social en debate, en confrontación; la idea no es volver a los tiempos del pensamiento único, sino que tenemos que construir, en el debate y la diferencia, un mundo distinto porque lo necesitamos”.

No obstante estas transformaciones, agregó, “no hemos hecho efectivo el derecho humano a la educación; tenemos entonces una deuda histórica con los jóvenes y la población respecto a hacerlo efectivo”. Aseguró, además, que la educación no es una mercancía; “es un bien público, por tanto, nuestra propósito no es la ganancia sino la responsabilidad de que es un bien público, un derecho, y cada quien desde su ámbito asume este compromiso”.

Así pues, el subsecretario convocó a las IES a trabajar y comprometerse más para exigir en correspondencia: “Carecemos de financiamiento, pero debemos proponernos anteponer el derecho a la educación y ver cómo hacemos para avanzar; demostrar que nuestras instituciones tienen ese compromiso y buscar presupuesto”, sentenció.

Sin duda, dijo por último, “éste es un tema político; por lo tanto, tenemos que cambiar la concepción política en el marco de la crisis actual y pensar una salida. Éste es el compromiso de la Subsecretaría de Educación, desde donde formulamos una propuesta y un replanteamiento en la financiación”.

En su mensaje, el secretario ejecutivo de la ANUIES, Jaime Valls Esponda, afirmó que estos últimos años han sido difíciles en todos los órdenes de la actividad del país y, en tal sentido, “las universidades han sido exigidas al máximo de sus capacidades; sin embargo, con su talento y potencialidad han superado los desafíos que imponen los cambios asociados a la nueva era”.

Son las universidades, destacó, donde se desarrollan la ciencia, la tecnología y donde está y se forma el capital humano necesario para enfrentar los retos del país; “en estos duros tiempos, las universidades han aprendido que no basta con mantener la continuidad académica, sino que es preciso acercar sus servicios y fortalezas a las necesidades de los sectores más vulnerables y ayudar a cerrar las desigualdades que ensanchó la crisis sanitaria”.

La universidad representa, afirmó Valls Esponda, “una de las instituciones más apreciadas por la población; por lo cual, debemos trabajar unidos para darle, además, los instrumentos que la conviertan en promotora de beneficios en favor de una nación incluyente, equitativa y con un futuro promisorio”.

Por su parte, Luis González Placencia, rector de la Universidad Autónoma de Tlaxcala, anfitriona de la sesión, comentó que la contingencia por COVID-19 “implicó reflexionar sobre el rumbo que debíamos tomar hacia el futuro”.

Por lo anterior, dijo coincidir con quienes piensan este momento como una oportunidad de transformación: “Hoy, bajo el marco de la constitucionalidad que estamos construyendo, tenemos todo para avanzar hacia una educación incluyente, integral, edificada con una perspectiva que nos obliga a reconocer múltiples puntos de fuga y trabajar en ellos para construir una educación sólida, técnicamente solvente, capaz de insertarse en el mundo global y en la revolución tecnológica que vivimos, pero a su vez sensible a su entorno y comprometida con sus raíces”.

Por último, Homero Meneses Hernández, secretario de Educación Pública de Tlaxcala, en representación de la gobernadora Lorena Cuéllar, señaló que en Tlaxcala han construido un nuevo modelo educativo que tiene como base a su comunidad con el fin de promover el desarrollo de la entidad.