Con el propósito de sensibilizar y sobre todo acompañar a los familiares de personas que han fallecido a consecuencia de la violencia o que se encuentren actualmente desaparecidos, jóvenes de Coquimatlán, con apoyo del párroco de la iglesia católica, están invitando a toda la población colimense a participar en la Marcha por la Paz y la Dignidad Juvenil, así como al concierto “Del Dolor y la Esperanza”, que se estará llevando a cabo el próximo 25 de mayo.

Así lo dio a conocer el presbítero Juan José López Ramírez, quien explicó que se estarán llevando a cabo diversas actividades, tanto de tipo espiritual y psicológico para las familias de Coquimatlán que han perdido un ser querido en medio de la violencia que se vive en el estado en los últimos meses.

“Queremos ofrecer este espacio espiritual, al mismo tiempo que elevamos nuestras oraciones por las almas de nuestros hermanos que han perdido la vida, espacio también de acompañamiento, de ayuda, de oración”, externó.

La marcha, dijo, iniciará a partir de las 5 de la tarde, y estarán presentes miembros de Jornada Nacional de la Juventud, que vienen visitando varios estados del país y que “no quisimos desaprovechar la oportunidad para impactar en Coquimatlán ante los jóvenes agredidos por la violencia”.

Y también acompañar, abrazar, animar, dar esperanza a las personas que han perdido un familiar o que se encuentran desaparecidas.

“Estaremos caminando por las calles principales del pueblo de Coquimatlán, en donde se invita a toda la población, aquellos que tengan familiares, conocidos o amigos que hayan perdido la vida en esta ola de violencia, pudiendo llevar sus fotos, pancartas”, externó.

“Queremos desde ahí mandar un mensaje a todos los jóvenes, a todos los adultos, a todas las generaciones de nuestro estado, sobre todo en este tema de que nos urge la paz, en el ámbito de paz, genera más paz, entonces desde ahí vamos a estar caminando por estas calles, caminando por ellos, por los que ya no están”, mencionó.

Reiteró que la invitación es para todas y todos, para quienes han perdido un familiar, amigo, conocido, quienes han sido víctimas de violencia intrafamiliar, violencia de género, violencia en general, “lo que queremos es sumar la sensibilidad en el tema, decirnos unos a otros que esto no es algo normal, que nos afecta, que vienen generaciones que nos están viendo, que es algo que duele y a quienes les duele, decirles que no están solos”.

Aseveró que esta marcha no es de católicos, a ella pueden acudir de todas las creencias, es para que todos estén cerca de esta fuerza espiritual que puede dar una comunidad, “aquí el tema principal es su sufrimiento, el acompañamiento para no sentir tanto dolor y tener esperanza”.

Indicó que además de la marca, ese mismo día se estará ofreciendo el Concierto del Dolor con Esperanza, “queremos que, por medio de signos, de oraciones, de un ofrecimiento de unidad familiar, recordar a sus difuntos o a sus desaparecidos”.

Tendremos dos altares, uno para los desaparecidos y otro para los difuntos por la violencia.

Agregó que habrá un momento de dramatización, que ayude a ser más sensibles con ese momento.

El concierto se estará desarrollando en el atrio de la iglesia principal de Coquimatlán, se cerrará la calle para todos los que quieran acudir al evento.