En el marco de la celebración de la 33 Semana de Psicología de la Universidad de Colima se realizó el Foro “Hasta encontrarlos”, en el que participaron representantes de organizaciones civiles e instituciones involucradas en la búsqueda de personas desaparecidas y procuración de justicia.

Las y los participantes dijeron que los registros oficiales de personas desaparecidas sólo dan cuenta de quienes realizan la denuncia, pero que existen muchos casos más que no son declarados por temor a las amenazas y que. De acuerdo con fuentes oficiales, citaron que de un total de cien mil desaparecidos hasta el 17 de mayo, un 75 por ciento son hombres y el 25 restante corresponde a mujeres. Además, de cada cien desaparecidos 17 son menores de edad, muchos de ellos menores de 12 años.

La organización de este foro contó con el apoyo de integrantes del Consejo Estatal Ciudadano para la Búsqueda de Personas y la Comisión Ejecutiva Estatal de Atención a Víctimas, en colaboración con el Colegio de Psicólogos en el Estado de Colima.

A manera de introducción, las personas expositoras mencionaron que el problema de la desaparición forzada afecta a la sociedad en su conjunto y que se dieron cuenta del trabajo que realizan los familiares de desaparecidos por medio de las organizaciones que representan y también por las instancias gubernamentales de procuración de justicia.

Así pues, hablaron de los retos y obstáculos que enfrentan las organizaciones sociales en la búsqueda de sus familiares desaparecidos. Participaron Carmen Sepúlveda Gómez (Red de Personas Desaparecidas en Colima), Candelaria Huerta Pizano (colectivo en la búsqueda de personas desaparecidas) y Carmen Saucedo Soria, quienes narraron cómo surgen estos grupos hace cuatro años, cuando iniciaron la búsqueda de sus familiares y solicitaron la colaboración de la fiscalía estatal.

Explicaron que a partir del 2018 iniciaron la búsqueda de sus familiares y a la fecha realizan esta tarea en el campo, ciudad, centros hospitalarios, albergues, casas de asistencia y en las calles de los diferentes municipios del estado. Integrantes del colectivo solidario han solicitado el apoyo de las instancias para recorrer el estado, pegar fotografías de sus hijos y solicitar apoyo de la sociedad con el fin de que les digan si han visto a uno de ellos.

Recomendaron que esta tarea debe incluirse en la agenda política para que se brinde apoyo a las familias que han quedado sin papá o mamá. También agradecieron el interés de los estudiantes por conocer el trabajo que desarrollan para encontrar a sus desaparecidos, pues muchos casos ocurren por la necesidad de las personas de salir de su entorno en busca de fuentes de empleo para mejorar su economía.

Josefina Rodríguez, de la Comisión Ejecutiva Estatal de para la Atención a Víctimas, habló de los procesos de atención a víctimas indirectas de personas desaparecidas. Explicó el proceso normativo y legal y cómo las autoridades deben proceder para otorgar servicios de asesoría jurídica gratuita, asistencia médica de urgencia, psicológica y, en su caso, ayuda económica a las víctimas de los ilícitos cometidos dentro del territorio colimense.

Por su parte, Guillermo Ramírez Zavala, del Colegio de Psicólogos, habló del protocolo para el acompañamiento psicosocial a familiares en el proceso de búsqueda de personas desaparecidas con enfoque humanitario y señaló que en México, hasta el año pasado, se creó el primer protocolo de atención en este tema.

Dijo que la intención de su charla es sensibilizar a las y los estudiantes como futuros profesionales en Psicología y que sepan las necesidades de familiares de los desaparecidos, para proporcionarles una adecuada atención. Explicó que el acompañamiento psicosocial les dará los parámetros para brindar un adecuado servicio y lograr que la víctima enfrente el temor, angustia, dolor y frustración que deriva de un hecho como éste.

Para cerrar esta actividad, Edith Sandoval Chacón y Eusebio Pérez Reynaga, como miembros del Consejo Ciudadano de Búsqueda de Personas, expusieron los objetivos y alcances de este organismo, que busca impulsar, ejecutar, coordinar y dar seguimiento a las acciones de búsqueda, localización e identificación de personas desaparecidas y no localizadas en Colima.

Por último, explicaron que a partir de un marco normativo se inicia una nueva forma de pensar el proceso de búsqueda e investigación de personas desaparecidas, que ésta es una de las problemáticas que se ubica entre las más urgentes y que es necesario hacer conciencia también en la justicia social desde el enfoque psicológico.