Al señalar que son alrededor de 29 millones de pesos los que el Ayuntamiento adeuda al Impuesto Sobre la Renta (ISR) de los años 2016 y 2017, la presidenta municipal de Coquimatlán, Leonor Alcaraz Manzo, advirtió que las finanzas de la comuna se están viendo afectadas de manera importante, advierte además que también se adeudan del 2018 al 2020.

Explicó que desafortunadamente, “me encuentro cuando llego a la administración un adeudo de más de 60 millones de pesos; además, me notifican y me empiezan a multar por un impuesto del ISR que no se pagó en 2016 que son 14.5 millones de pesos, pero ayer me notifican que ya cayó el nuevo cobro del ISR del 2017, que son otros 14.5 millones de pesos y no sabemos en qué momento nos avisen del cobro del ISR del 2018 que también se adeuda”.

Esto, mencionó, afecta las finanzas municipales y donde se ponen en riesgo las participaciones federales, “porque estamos hablando de que ahorita ya me están descontando medio millón de pesos mensuales y solo por multas, es decir, ese recurso no se va a regresar al municipio, entonces tenemos que hacer un acuerdo inmediato si no queremos que el municipio a futuro inmediato ya sea inoperable a consecuencia de la irresponsabilidad de algunos funcionarios de tener endeudado al municipio”.

Aunado a ello dijo, seguimos pagando a BANOBRAS 8 millones de pesos de una solicitud de un ex presidente de hace más de 20 años.

Si -reiteró- estamos en una situación crítica, pero también tenemos el gran apoyo de la señora gobernadora Indira Vizcaíno y bueno, tenemos que buscar la manera de seguir cuidando los recursos que llegan por el pago de impuestos, motivando a la población para que siga haciéndolo, porque finalmente se retribuyen en beneficios. Por ejemplo: ahorita con ahorros pudimos comprar el carro para la basura, entonces así, poco a poco, y lleva un mensaje, gracias a tus impuestos aquí está el resultado.

Hemos visto una población que tiene confianza en esta administración y seguiremos tratando y convenciéndoles para que hagan lo sucesivo y tengan beneficios.

Ante esta situación precisó que, en cuanto a las negociaciones con el sindicato respecto al incremento salarial, se tiene la propuesta del 3 por ciento que se acordó en el ámbito estatal. “Yo quisiera pagarles o aumentarles hasta el 10 por ciento, pero no es posible, porque la situación del municipio está en una situación vulnerable, además de más de 100 laudos que todavía no se resuelven”.

Recordó “hicimos un acuerdo a nivel estado, los presidentes de que fuese el 3 por ciento, no porque no merezcan más, en Coquimatlán nosotros estamos muy agradecidos con el trabajo que ha hecho el sindicato, sobre todo en el tema de servicios públicos, porque cuando llegamos a la administración los carros para la recolección de basura no funcionaba y aun así en remolques, en maromas, en camionetas, pero ellos no dejan de trabajar todos los días”.

“Nos hemos encontrado con un sindicato muy dispuesto a trabajar de la mano con todos nosotros y estoy muy agradecida”, mencionó.

Reiteró que si bien es cierto el sindicato solicitó un incremento del 10 por ciento, la negociación que tenemos en el ayuntamiento es del 3 por ciento, “no podemos más”.