Villa de Álvarez, Col.- Por el problema de seguridad y de salud pública que representan las 80 muertes que desde 2017 han ocurrido en Villa de Álvarez a consecuencia del exceso de velocidad, el gobierno municipal ha dispuesto acciones las cuales buscan que motociclistas y automovilistas respeten los límites máximos permitidos.

Sergio Dolores Villalvazo, Director de Tránsito y Vialidad Municipal, informó que el exceso de velocidad, además de las 80 muertes, ha provocado 7 mil 205 accidentes desde el primero de enero del año 2017 hasta la fecha, ocasionando lesiones desde leves hasta muy graves a 3 mil 159 personas y daños materiales por más de 65 millones de pesos.

“Todo ello representa un problema de seguridad pero también de salud pública, por eso desde febrero hemos implementado campañas en redes sociales, con pendones colocados en calles y avenidas y folletos entregados a la ciudadanía, en los que informamos la importancia que tiene respetar los límites de velocidad”, indicó el funcionario municipal.

Dijo que además de las campañas de sensibilización implementadas, la Dirección de Tránsito y Vialidad ha dispuesto operativos móviles con el uso de la tecnología para monitorear la velocidad de los vehículos que circulan por las principales avenidas de Villa de Álvarez.

Explicó que esos operativos móviles cuentan con un equipo como el utilizado por la Guardia Nacional o por la antigua Policía Federal de Caminos, con el que verifican mediante un radar portátil la velocidad de los vehículos, y a los que el monitoreo identifica hayan excedido de manera importante la velocidad permitida se les infracciona.

Asimismo, expuso que esos operativos son una respuesta a la demanda ciudadana de realizar acciones ante la gran cantidad de accidentes viales por conducir a exceso de velocidad, revisar el teléfono celular o manejar bajo los efectos del alcohol, en los cuales se aprovecha para medir el ruido excesivo, verificar la validez de los permisos para circular sin placas, revisar documentos vehiculares y nivel de polarización en cristales.

Sergio Dolores indicó que el artículo 161 Bis del Reglamento de Tránsito y Vialidad del Municipio de Villa de Álvarez dispone desde el pasado 26 de junio, que las infracciones a ese documento pueden imponerse si éstas son captadas por cualquier dispositivo o medio tecnológico, por lo que existe sustento legal en ellas.

Expresó que con el monitoreo vehicular se entrega una impresión al automovilista o motociclista, además de la multa respectiva con el nombre y la firma del agente de Tránsito y Vialidad que la levanta y aclaró que en Villa de Álvarez y en ningún municipio de Colima existen las fotomultas, las cuales consisten en multas enviadas a los domicilios de los propietarios de vehículos que cámaras fijas colocadas en vialidades detectan circulando a exceso de velocidad.

Asimismo, mencionó que por espacio de mes y medio estuvo en fase de prueba el monitoreo vehicular, entregándose las impresiones con los resultados de esos monitoreos pero sin multa, pasada esa etapa ya están entregándose también las multas viales.