El próximo 10 de julio, los templos católicos estarán participando en la Jornada Nacional de Oración por la Paz, a invitación de la Conferencia Episcopal Mexicana, dio a conocer Javier Armando Espinoza Cárdenas, vicario de la Diócesis de Colima.

“La conferencia episcopal mexicana nos está invitando a todos que en las celebraciones de la eucaristía hagamos esta oración por la paz, tengamos en cuenta todas las situaciones de violencia que hay y por todos los sacerdotes que han sido acribillados por estar al frente de su ministerio sirviendo a la comunidad, entonces es para orar al señor y crecer en ese sentido de paz y buscar un ambiente fraterno”, precisó.

Resaltó que las actividades serian dentro de la celebración de la eucaristía se realizaría esta oración, no es necesario de multiplicar más actividades, seria durante la misa y con el espíritu de celebrar y pedir por la paz.

Reconoció que actualmente en el país se vive una situación complicada respecto a la violencia y sobre todo que ya alcanzó a la Iglesia Católica, “es un detonante lo que sucedió sobre todo en Chihuahua con los jesuitas, nos está permitiendo meter ene se misterio tan complicado de lo que es el narcotráfico, ahora nos damos cuenta que hay grupos que están en el tejido social, económico, político y que nos preguntarnos qué va a suceder con la comunidad, y es por eso que es un detonante que nos lleva a despertar, pero también buscar soluciones para encontrar la paz”.

Abundó que la Iglesia siempre ha alzado la voz ante la situación de violencia, “por las muertes de tantos que son del pueblo de Dios, no solo por que pertenezcan a la iglesia, si no por todos los que son cobijados por la iglesia”.

Consideró que la forma de expresar o de la retórica por parte de las autoridades sobre este tema (seguridad) “veces nos confunde o nos desvía y necesitamos sentarnos y platicar ya que nos está rebasando todos los proyectos que se tiene, no vernos como enemigos si no unirnos para solucionar estas situaciones”.

Pero, señaló “más que las reuniones con las autoridades, hay que reunirnos con el pueblo porque nuestro trabajo es que se fortalezca el tejido social de la comunidad, no buscar alianzas si no para ser libres y esa es nuestra tarea para no involucrarnos en cosas que a veces son ambiguas”.