Para crear mayor conciencia y fomentar una buena conducta entre la población, el Ayuntamiento de Manzanillo a través del Sistema Municipal de Justicia Cívica llevó por primera vez la campaña de Servicio Comunitario “Manzanillo Justo y Ordenado”, en donde infractores a la ley, en lugar de pagar multas económicas o ser arrestados por las autoridades, prestaron servicio comunitario en beneficio del municipio.

Por instrucciones de la presidenta Griselda Martínez, esas primeras tareas se realizaron en los miradores ubicados a lo largo de la playa de Las Brisas. El Coordinador del Sistema Municipal de Justicia Cívica Rafael Antonio Solorio Figueroa, precisó que en esta jornada participaron 9 infractores con trabajo de limpieza en los miradores de playa en Las Brisas, y destacó: “queremos motivar a que las personas reflexionen y mejoren su conducta para ya no reincidir”.

A esta jornada se sumó personal de la dirección de Prevención Social del Delito, jóvenes de la Patrulla Juvenil y personas en general, que se sumaron a las tareas a favor de la limpieza de nuestras playas.

En entrevista, infractores reconocieron que a través del trabajo comunitario se logra recapacitar y agradecen la alternativa de cumplir su sentencia en menos tiempo y sin pagar económicamente su sanción. Coincidieron en que no volverían a cometer faltas en la vía pública, como ingerir bebidas alcohólicas y alterar el orden. La mamá de uno de los infractores -menor de edad- asistió a la jornada de limpieza y comentó con beneplácito que el Ayuntamiento de Manzanillo haga este tipo de acciones para llamar a la cordura de las personas y respetar la ley en todo momento.

El coordinador del Modelo de Justicia Cívica indicó que el gobierno municipal hace el esfuerzo para recuperar el orden y la paz, es por ello que a través del Reglamento de Orden y Justicia de Manzanillo se considera como infracción cívica el consumir bebidas alcohólicas en la vía pública, altero el orden, orinar en vía pública, generar molestia con ruidos excesivos, tirar basura, gomas de mascar y colillas en los espacios públicos, entre otros. Agregó que, ante cualquiera de las anteriores causas, puede ser detenido por la Policía Municipal y puesto a disposición del Juzgado Cívico, “las sanciones van desde multa, que en su tope mínimo ronda los 2 mil 20 pesos, arresto o trabajo a favor de la comunidad de 6 a 36 horas de acuerdo con el tipo de falta”. Al final del Servicio Comunitario, cada una de las personas infractoras firmó su asistencia con lo que quedó cubierta su falta. Es de mencionar que estas actividades solo se realizan con personas que por primera vez cometen una falta, es decir no hay, ni habrá reincidentes