Con el propósito de fomentar la cultura del cuidado y atención de los animales de compañía, salvaguardando su salud y bienestar, el grupo parlamentario de Morena en el Congreso local de Colima, presentó una iniciativa de reformas diversas a la Ley de Protección a los Animales.

Así lo dio a conocer la legisladora Andrea Naranjo Alcaraz, quien expuso que en un trabajo conjunto realizado con la secretaria de Desarrollo Económico del estado, Rosa María Bayardo Cabrera, quien ha sido activista y defensora de los derechos de los animales, se tuvo un encuentro con el Colegio Mexicano de Veterinarios de Pequeñas Especies, recabando algunas inquietudes que ellos tenían respecto al trato digno y bienestar de los animales.

Indicó que se debe recordar que si bien la Ley para la Protección de los Animales se proclamó en el 2011, y a pesar de que ya ha tenido algunas reformas, no había tenido modificaciones de fondo que trataran la materia, “por lo que consideramos que la norma estatal debería ser adecuada para estar más acorde a la realidad, así que los principales ejes de esta iniciativa incluyen puntos como: establecer como fin específico el fomento al trato digno y respetuoso de las especies animales, con el propósito de evitar la crueldad en contra de estos; ampliar el contenido de alcance de los centros de bienestar animal, actos de crueldad, maltrato, mediante la prohibición y un conjunto de acciones y de las omisiones que generan el riesgo para su integridad”.

También, externó, establecer los principios del trato digno y respetuoso hacia los animalitos que deben cumplir tanto los propietarios como los poseedores, y también algunas acciones de las autoridades municipales y estatales.

Entre ellas llevar a cabo campañas de esterilización y de difusión de información respecto a la importancia de la adopción, vacunación, desparasitación y las consecuencias ambientales.

También se estará prohibiendo el abandono de animales domésticos, tanto en la vía pública, o casas abandonadas, o construcciones, etc., estableciéndose sanciones más altas.

Se prohíbe la reproducción de perros y gatos en lugares no autorizados y también se propone una sanción más alta.

En términos generales la iniciativa, mencionó, es fomentar la cultura de respeto, trato digno hacia los animales, fomentar su bienestar mediante acciones humanitarias, y también controlar los servicios veterinarios en establecimientos que no cuentan con el sustento profesional, fomentar una cultura de adopción en general e impulsar las acciones necesarias para salvaguardar su integridad, salud y bienestar.