La gobernadora, Indira Vizcaíno Silva, puso en marcha en el Bachillerato 20 de la Universidad de Colima (UdeC) de Tecomán, el programa piloto “Por una vida sin violencias: conozco, identifico y me reconstruyo”, que impulsan de manera conjunta el Gobierno del Estado y la máxima casa de estudios, con el objetivo de prevenir y atender todos los tipos de violencia, entre las y los estudiantes.

Tras atestiguar la firma del convenio de colaboración entre el rector de la UdeC, Christian Torres Ortiz Zermeño y la secretaria general de Gobierno, Ma Guadalupe Solís Ramírez, la mandataria estatal dijo a las y los estudiantes que ese programa fue pensado con mucho amor; “porque nosotros queremos hacer un gobierno que realmente avance en disminuir y eventualmente erradicar las violencias hacia las mujeres”, señaló.

Además, les recordó que con ese programa, coordinado por el Centro Estatal para la Prevención y Atención a la Violencia Familiar (Cepavi), tienen la posibilidad de ayudar para ir cerrando las brechas de desigualdad que aún existen y lograr que realmente todas las personas sean tratadas con igualdad y con respeto.

“Por eso estamos llevando a cabo este tipo de actividades, para ayudarles a identificar los patrones de violencia, pero también para llevarlos a ser empáticos cuando observen que alguien está siendo víctima de estos patrones de violencia”, señaló Vizcaíno Silva.

Indicó que en su generación tienen puesta toda la esperanza de que Colima se transforme y de que no van permitir que haya retrocesos, ni a tolerar las violencias y la corrupción, dinámicas que tanto han daño al estado; “y nosotros vamos a esforzarnos de manera muy puntual para que sientan ese acompañamiento y esa cercanía de este gobierno estatal que está de su lado”, expresó.

La titular del Ejecutivo estatal manifestó su agradecimiento a la Universidad de Colima y a su rector por iniciar esa jornada, pues argumentó que eso les facilita poder llegar no solo a las y los estudiantes sino también a sus hogares y sus entornos.

El rector de la Universidad de Colima, Christian Torres Ortiz Zermeño, destacó como relevante esa colaboración con el Gobierno del Estado, por la naturaleza de las acciones que pretenden realizar y la coincidencia de objetivos en la procuración de ambientes seguros para el desarrollo de cada integrante de la comunidad estudiantil en todos sus contextos y de la sociedad en lo general.

Indicó que, con la firma de ese convenio de colaboración, reforzarán los avances en la materia desde una visión solidaria, de respeto de los derechos humanos y la dignidad de las personas, pues su propósito es la formación integral del estudiantado, aprovechando la amplia experiencia del Cepavi y de la UdeC en la sensibilización y el apoyo frente a este tipo de situaciones.

Pidió a las y los estudiantes replicar en sus hogares y entornos, la información que reciban, para que sean agentes de cambio y destacó que la suma de los esfuerzos entre el Gobierno del Estado y la universidad hacen más sencillo el cumplimiento de las metas y objetivos, sobre todo el de erradicar las violencias.

Elías Lozano Ochoa, alcalde de Tecomán, agradeció a nombre de las y los tecomenses, por elegir a su municipio para aterrizar este proyecto; adelantó que contarán con todo el apoyo y entusiasmo del ayuntamiento y le darán seguimiento por tratarse de un tema importante. “La juventud no sólo es un segmento importante en nuestro presente sino también de nuestro futuro; la búsqueda de la paz y de los espacios libres de violencia es una tarea de todos”, afirmó.

Mónica Campos Magaña, coordinadora estatal de Cepavi, explicó que con ese programa, el Gobierno del Estado, de la mano con la Universidad de Colima, buscan la construcción de la paz y restablecer el tejido social.

Detalló que el programa contempla tres etapas: la primera se realizará mediante charlas de sensibilización donde darán a conocer qué es la violencia familiar, los tipos de violencia familiar y las repercusiones en la vida de las personas; la segunda etapa se desarrollará en grupos focalizados de alumnas y alumnos donde identificarán si han vivido, viven, o generan violencia, a través de charlas especializadas.

Mientras que la tercera etapa contempla talleres de ayuda mutua para alumnas y nuevas masculinidades para alumnos, enfocándose en el autoconocimiento que les permitirá tener las herramientas para tomar nuevas decisiones para una mejor calidad de vida.

Añadió que ese esfuerzo entre Cepavi y la UdeC inicia en ese bachillerato, pero se extenderá hacia los 37 con que cuenta la máxima casa de estudios en los diez municipios del estado, buscando construir caminos de paz en la sociedad colimense, que es una de las prioridades del Gobierno del Estado.

A nombre de la comunidad estudiantil, la alumna, Lesli Angélica Muñiz Mendoza, agradeció el que se haya decido impulsar el programa piloto en ese plantel, lo cual les llena de orgullo, pero también les invita a adoptarlo con seriedad y mucha responsabilidad, por tener en sus manos la posibilidad de marcar un cambio en uno de los rubros que más afecta, como lo es la violencia.