El rector de la Universidad de Colima, Christian Jorge Torres Ortiz Zermeño, reconoció que en estos momentos existe mayor demanda que oferta de lugares para nuevo ingreso tanto en el nivel medio superior como en el superior.

Pero, señaló “la Universidad hará su máximo esfuerzo y llegará al límite de sus capacidades para que la mayoría de jóvenes que han depositado su confianza en la Universidad puedan estudiar lo que pusieron como una primera opción o en su caso, si lo deciden lo que se les podría ofrecer al interior de la institución”.

Indicó que en lo que se refiere a nivel medio superior, en los 37 bachilleratos con los que cuenta la Máxima Casa de Estudios, tiene una capacidad para aceptar 5 mil 469 estudiantes, pero de esta oferta se tiene ya inscritos a 6 mil 214 jóvenes, es decir, se tiene una demanda al 113 por ciento arriba de la capacidad de la Universidad.

Expresó que, en cuanto a nivel superior, se tienen 3 mil 914 espacios disponibles, y se tuvo una inscripción de 5 mil 695 jóvenes, “estamos aquí al 145 por ciento de la capacidad de la Universidad y en posgrado estamos al 75 por ciento de la capacidad”.

Evidentemente, dijo, la pandemia generó efectos o repercusiones en el proceso educativo, particularmente un efecto de deserción importante en todos los niveles educativos. “Los tres años que hemos convocado en la Universidad para nuevo ingreso los datos son parecidos a estos, de hecho, el año anterior tuvimos una demanda histórica en nivel superior, ahora tenemos una demanda igual que del año anterior, esto tiene muchos significados y lecturas, una, es el grandísimo esfuerzo que están haciendo los jóvenes y sus familias para que no dejen de estudiar; y otra, es la confianza que hay en la Universidad de Colima.

Recordó que hay una oferta estudiantil en 37 bachilleratos, 66 licenciaturas y 23 posgrados para dar inicio el próximo 15 de agosto.

Si bien el dato está por encima de la máxima capacidad de la institución, también hay que decirlo que la alta demanda está concentrada en doce carreras, “entonces lo que la Universidad va a hacer, una vez que se termine la etapa del proceso de inscripción, se dará una segunda opción para los jóvenes que no queden en esas doce o catorce carreras que están muy demandadas, ya el joven decidirá si es de su agrado, si le conviene o no estudiar esa otra opción”.

El caso más representativo, dijo, ya tiene varios años es la carrera de Medicina, “nosotros tenemos 120 espacios disponibles, pero no se puede abrir mayor la oferta, porque se tiene que garantizar a los jóvenes los campos clínicos, y esos los distribuye el sector salud, si no tenemos campos clínicos no podemos incrementar un solo espacio”.

“Tenemos 120 espacios disponibles y cerramos 634 que van intentar ingresar a esta carrera (…) y como se ve solo en Medicina se tiene un número importante de jóvenes que no podrán quedar”, mencionó.

Indicó que la pandemia orientó, fortaleció cierto vocacionamiento profesional, básicamente ciencias de la salud están con demandas parecidas a Medicina, como son: Nutrición, Psicología, Enfermería, Biología y Químico Farmacobiólogo y aunque eran altamente demandadas con la pandemia se vio fortalecida su demanda.

Y otro grupo de carreras, señaló que son muy demandas y que nosotros consideramos se debe también a la pandemia son todas aquellas que tienen que ver con mediación tecnológica.

“Queda claro para las nuevas generaciones que la tecnología es fundamental para desarrollarse personal y profesionalmente, por lo que esas carreras también experimentan una demanda adicional o superior a las que habitualmente tenían”, subrayó.

Ante esta situación, el rector de la Universidad señaló que habrá que ver el segundo proceso de inscripción para ver las diferentes opciones que tendrán las y los estudiantes para continuar sus estudios en el nivel superior, destacando que existen otras instituciones públicas y privadas en donde se habrá de buscar que todos los jóvenes sigan estudiando.

“La Universidad hará su máximo esfuerzo y llegará al límite de sus capacidades para que la mayoría de jóvenes que han depositado su confianza en la Universidad puedan estudiar lo que pusieron como una primera opción o en su caso, si lo deciden lo que se les podría ofrecer al interior de la institución”, refirió.

En el caso de bachillerato, enfatizó, se podrá resolver la cobertura total de la demanda ofreciendo diversas opciones cerca de su ubicación geográfica a los jóvenes que no queden en los bachilleratos de máxima demanda.