Durante el arranque del programa “Estrategia de Constructores de Paz”, del gobierno federal, la presidenta Griselda Martínez señaló, ante la secretaria de Seguridad y Protección Ciudadana del Gobierno de México Rosa Icela Rodríguez y autoridades de los tres niveles de gobierno, que todo el trabajo municipal que se desarrolla va encaminado a mejorar la seguridad de Manzanillo.

Señaló que para mantener la paz en Manzanillo se han realizado grandes esfuerzos y que se han invertido más de 121 millones de pesos en equipo y en nuevas unidades, “todo lo que hace la administración de Manzanillo tiene qué ver con temas de seguridad”.

Precisó que tuvo que depurar la policía, “encontramos una policía infiltrada, principalmente por los dos cárteles que operan todavía en la ciudad. Tuvimos que limpiar esa policía; esa es una línea de investigación de mi atentado, se daban entre ellos mismos, una cosa terrible”.

Griselda Martínez, detalló que se dieron de baja a más de 100 elementos por no aprobar los exámenes de control y confianza, “aquí no venimos sólo cobrar la quincena, venimos a transformar a comprometerse y a veces a arriesgar la vida, pero vale la pena”.

Detalló que en pos de la seguridad, se implementó el programa Mi Barrio Bonito con el cual se habilitó una zona de edificios multifamiliares que forman parte del Barrio 1 del Valle de las Garzas, en donde se cometían diversos ilícitos y de los cuales se lograron limpiar.

Mencionó que en Manzanillo se creó el innovador programa, Emprendiendo mi Autoempleo, en apoyo a emprendedores, con una inversión superior a los 20 millones de pesos, “si lo conociera el presidente de México Andrés Manuel López Obrador seguramente lo realizaría en todo el país”.

Agregó que también se creó el programa Por Amor a Manzanillo Consume Local, con el cual se promueve a los productos locales y además de han destinado puntos de venta para una mayor comercialización, incluido el que se ubica en el aeropuerto internacional de Manzanillo.

La alcaldesa, señaló que con el objetivo de mantener la construcción de paz, se han institucionalizado diversos Festivales culturales, tanto en la ciudad como en las zonas rurales, “en el campo nunca llegaba la cultura, ahora estamos en Canoas, Cedros, La Rosa, Chandiablo, La Central y Nuevo Cuyutlán”.

Añadió que con el objetivo de contribuir a la seguridad de las y los manzanillenses, también se renovaron casi 12 mil luminarias con recursos municipales. Además, gracias al pago de los impuestos de las y los manzanillenses, la administración pasada invirtió  300 millones de pesos en distintas obras, “todo eso impacta en el ánimo de la sociedad y se vuelve más pacífica”.

Destacó que tan sólo en este año, con recursos propios, se invertirán 300 millones de pesos en Manzanillo, “más las obras que tenemos programadas con Sedatu desde el 2019 y las obras que estamos trabajando con Asipona, que ascienden a varios millones de pesos y que el presidente autorizó”.

Manifestó que los programas federales se han fortalecido, por lo que ejemplificó que para el Programa Sembrando Vida, el ayuntamiento ha destinado recursos económicos para rehabilitar espacios con nuevas hoyas de agua y en el mejoramiento de caminos sacacosechas.

Señaló que en Manzanillo no sólo se tiene el reto de generar empleos, y aunque el programa de Jóvenes construyendo el futuro se desarticuló por un tiempo, el ayuntamiento lanzó un programa, para que no únicamente jóvenes tuvieran oportunidad de emplearse, sino personas de cualquier edad. Agregó que a través de la Dirección de Desarrollo Económico se instituyeron cursos y talleres de autoempleo, “actualmente funciona así, tenemos una bolsa de trabajo donde las empresas llevan sus vacantes y nosotros somos el enlace, todo suma para mejorar la seguridad”.