En los nuevos tiempos para Colima ¿cabe la intención de abrir los espacios de órganos autónomos, como el Infocol, a personajes ligados a partidos políticos como dirigentes partidistas, exgobernadores, ex diputados, regidores o hasta excandidatos?

A decir del Bloque Democrático, la bancada de Morena y sus aliados buscaban dar un “madruguete” para modificar el artículo 79 de la Ley de Transparencia del Estado sin pasar por la Comisión de Transparencia que preside la legisladora panista, Priscila García, así lo dijeron en rueda de prensa en la que cuestionaron la intención de colocar en esa posición a algún personaje político.

Aunque los diputados no lo manifestaron abiertamente, ya circulaba el nombre de Magdalena Ureña, esposa del legislador de Movimiento Ciudadano, Ignacio Vizcaíno, como la posible beneficiaria del intento de albazo que derogaría lo relativo a prohibir la participación de figuras ligadas a la política. El partido naranja ha formado bloque con Morena, permitiéndole mantener el control en el Legislativo, por ello se ha dicho que preparar el camino para la llegada de Ureña Pérez al Infocol sería una forma de pagar los favores.

A través de sus redes sociales, Ureña Pérez, quien fuera vocera del ex candidato a la gubernatura, Leoncio Morán, regidora en su administración y actual presidenta del Consejo Político Estatal de MC, negó categóricamente esas especulaciones, aunque agradeció que la contemplen “como una adversaria digna de participar en el proceso de selección para nombrar a los Comisionados del INFOCOL, por ser la esposa del diputado sino por mi capacidad y experiencia”, recordó que participó a hace años pero que, irónicamente, habría sido descartada por el “estilo priísta” , dijo, de nombrar personas afines al gobierno.

Si aún con lo estipulado por la Ley, la emecista afirma que se colocaban a personas afines al gobierno como comisionados ¿qué se puede esperar entonces al derogar los candados? El fin mismo de esas cláusulas es evitar la llegada de alguien ligado con los sujetos obligados, recordemos que recientemente se acusó al diputado Nacho Vizcaíno y Glenda Ochoa de entorpecer el proceso de juicio político contra Leoncio Morán, ¿qué clase de transparencia podríamos tener entonces con el antecedente de “ocultar expedientes” como se le culpó a Vizcaíno. Ese es precisamente el riesgo que se corre.

Las señoras y señores diputados deberían mejor ampliar los candados en vez de eliminarlos: que sean 4 los años sin haber ocupado cargo partidista o haber sido candidato y 6 años sin haber ejercido como diputado, síndico, regidor, magistrado, gobernador o alcalde, eso abonaría a la autonomía del Infocol y resultaría de mayor utilidad en lugar de pensar en hacer trajes a la medida para pagar favores políticos. En lugar de atentar contra la transparencia y cubrir espaldas, abonar a la rendición de cuentas y al fácil acceso a la información.

Hasta aquí los apuntes de hoy.