Este miércoles comenzaron las actividades del curso de inducción a las y los nuevos directores de planteles y centros universitarios con la conferencia “Los indicadores y estándares de calidad”, que dictó la Dra. Olga Hernández Limón, de manera presencial en el auditorio de la Facultad de Enfermería.

“Hoy -dijo el rector Christian Jorge Torres Ortiz Zermeño-, iniciamos este ejercicio con el fin de que quienes fueron nombrados la semana pasada tengan claridad de lo que les toca hacer; además de conocernos unos a otros, identificarnos, escucharnos y saber que todo el cuerpo directivo está para apoyarles en su nueva encomienda”.

Comentó que este acercamiento con el Consejo para la Acreditación de la Educación Superior (COPAES) “es también para que nos orienten a vislumbrar los caminos que siguen en la evaluación de la educación superior en México, considerando que la nueva Ley General de Educación Superior trae un apartado sobre la materia. Hay que ver qué cosas se pueden replantear o reordenar, y qué mejor que el COPAES nos diga cuáles serán los próximos horizontes que vamos a enfrentar como institución”.

Finalmente, el rector pidió a directores y directoras de la licenciaturas y las ingenierías, que se vinculen más con los bachilleratos para despertar en las y los jóvenes la vocación científica y hacer que continúen sus estudios en el nivel superior.

En su conferencia, Olga Hernández, coordinadora de Vinculación Interinstitucional del COPAES, dijo que “ser director o directora es retador, interesante y demandante, por lo que espero que este espacio sirva para reflexionar sobre el gran compromiso que acaban de adquirir; recuerden que son una comunidad universitaria y, como tal, deben aprovechar las experiencias de los otros”.

Olga Hernández se centró en tres rubros: liderazgo y actividades en el área directiva, indicadores de desempeño en las facultades con relación a la acreditación y, por último, una mirada al contexto de la UdeC en cuanto a indicadores. Sobre todo, les pidió no perder de vista en ningún momento, que todo lo que realicen debe estar enfocado a lo prioritario, que es la atención a las y los estudiantes; “deben trabajar en función de los usuarios, no nada más de los procesos administrativos”.

Sobre el liderazgo que debe tener un director o directora, la ponente resaltó que éste o ésta debe ser resiliente: “Ante los cambios, deben generar sinergias en su equipo, saber maximizar las oportunidades e invertir el tiempo en ver los cómo ‘sí se puede’; esto es, buscar soluciones y no perder el tiempo pensando en que no se puede tal o cual cosa”.

Advirtió que un directivo no debe dedicarse sólo a funciones operativas: “No puede invertir tanto tiempo en ello; no trabajen mucho, trabajen bien, pues en la medida que trabajan bien, miden su tiempo. El director de una facultad debe ir más allá del saber hacer”, expuso.

Les pidió que conozcan su institución, los procesos, normativas e índices de ingreso, de permanencia, de egreso y titulación, “porque suele ocurrir que los procesos educativos se hacen en función del propósito administrativo y no del usuario, y éstos a veces se vuelven inflexibles: “Recuerden que una universidad existe por sus estudiantes, por lo que las acciones deben enfocarse en formarlos y aprovechar los años que estarán con nosotros para que aprendan aquello que les facilite la vida”.

Lo importante, dijo varias veces, son los resultados, no los procesos.

“Deben ser capaces -agregó- de identificar áreas de mejora; busquen indicadores de sus facultades para ver lo que debe hacerse, cuál es la prioridad de su gestión académica y administrativa, y así entender que existen maneras de resolver problemáticas de una forma innovadora”, recomendó.

También señaló que en todo momento son evaluados los directivos, ya sea por estudiantes, personal administrativo, docentes, pares académicos o sociedad en general: “Ustedes contribuirán a que se tenga una buena o mala imagen de la institución; con uno de ustedes que falle, falla toda la universidad”, advirtió.

En este sentido, señaló que para el COPAES es importante que en la universidad se garanticen la pertinencia y la calidad, se tenga congruencia con los objetivos planteados y una mejora continua institucional. Los indicadores en los que se centra el COPAES, dijo, son la organización y normatividad, la relación académico-administrativa, la oferta educativa, la gestión académica y la vinculación, principalmente.

La conferencista revisó el contexto actual de la UdeC, mostrando indicadores de titulación, cuerpos académicos, calidad docente, programas de calidad, entre otros, y destacando el número de la matrícula en Educación Media Superior: “Los invito a que aprovechen todos los recursos, ya que los estudiantes de prepa son los insumos que tienen las licenciaturas. Hay que aprovechar que se tiene toda esta población para que cuando lleguen a licenciatura tengan buenas bases”.

Para finalizar, se abrió un espacio para preguntas y respuestas, en el que las y los participantes expresaron sus inquietudes, dudas y comentarios sobre el reto que representa su nueva encomienda.

Acompañaron al rector en el presídium Joel Nino, Secretario General de la UdeC; Martha Alicia Magaña Echeverría, coordinadora general de Docencia y Susana Aurelia Preciado Jiménez, directora general de Educación Superior.