El cuidado de la voz es un tema que debe tomarse en cuenta, pues las afecciones a esta herramienta de comunicación son más frecuentes de lo que aparentan, y generalmente sucede por malos hábitos, causando daños al momento de hablar a nivel de las cuerdas vocales, indicó el doctor Miguel Valeriano Vázquez de Medicina de Comunicación, Audiología y Foniatría adscrito al Hospital General de Zona (HGZ) No. 1 del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) Colima.

Los signos de daño a las cuerdas vocales son variados y entre las señales de alerta, están la necesidad constante de limpiar o aclarar la garganta, cambios en tono e intensidad de la voz, falta de aire al hablar, ardor y/o sensación de cuerpo extraño en la garganta, todo depende de cada persona ya que los hábitos son diversos.

Entre las acciones que dañan la voz son: hablar demasiado, gritar, falta de hidratación a temperatura ambiente, despejar la garganta constantemente o fumar, además de condiciones como el reflujo (los ácidos gástricos hacia la garganta), las infecciones en vías respiratorias pueden provocar ronquera, por lo tanto causan daño a las cuerdas vocales.

Dentro de las consecuencias por el escaso cuidado de la voz son: nódulos, pólipos y llagas en las cuerdas vocales estas últimas en caso de no ser atendidos a tiempo puede originar algún tipo de cáncer.

El especialista en Medicina de Comunicación, Audiología y Foniatría, recomienda de manera muy especial a personas que utilizan su voz como medio primario para la comunicación dentro de su ocupación (profesionales de la voz), entre ellos profesores, cantantes, actores, locutores, conferenciantes, telefonistas, entre otros, a tener especial cuidado, pues en el Día Mundial de la Voz se hace énfasis a la prevención de enfermedades, porque estas labores representan un riesgo mayor dentro de los trastornos de la voz.

Entre las diversas medidas de prevención y cuidado se exhorta a evitar elevar el tono de voz con ruido excesivo, evitar gritar de manera prolongada limitar el tiempo de uso de la voz; hidratarse adecuadamente, evitar acciones que puedan irritar su garganta como fumar, ingestión de bebidas alcohólicas y dietas muy irritantes, suprimir en la manera de lo posible el aclarado de garganta y la tos continúa y a su vez buscar actividades que favorezcan mejorar su respiración.

Por último, externó que, en caso de presentar síntomas de desgaste de voz o daños, es importante acudir a su Unidad de Medicina Familiar (UMF) para realizar una valoración previa y así actuar de manera oportuna y efectiva realizando el envío correspondiente con el especialista en caso de ser necesario para evitar algún daño mayor.