En cumplimiento a la normatividad vigente del Estado, Proepa clausura otra granja porcícola en Acatic

Con el objetivo de hacer cumplir la normatividad ambiental vigente en el Estado, la Procuraduría Estatal de Protección al Ambiente (Proepa) realizó una clausura parcial temporal a una granja ubicada en el municipio de Acatic, por irregularidades en el acopio y tratamiento de sus residuos pecuarios como la cerdaza.

En este sentido el operativo de inspección se realizó en respuesta a una denuncia popular remitida ante la institución estatal, a través del teléfono 30308250 extensiones 56214, 56217 y 56242 y al correo: denuncias.semadet@jalisco.gob.mx, durante el cual se encontraron irregularidades asociadas al inadecuado tratamiento de la cerdaza o heces, consideradas como residuos de manejo especial como lo establece la Norma Estatal Ambiental NAE-SEMADES-003/2004.

Además, durante la visita al lugar, no se acreditó contar con la autorización como gran generador de este tipo de residuos y tampoco se cuenta con el plan de manejo correspondiente, emitido por la Secretaría de Medio Ambiente y Desarrollo Territorial (Semadet), ambos requisitos indispensables para este tipo de giros.

Ante las referidas irregularidades, personal técnico de la dependencia impuso como medida de seguridad sello y cinta delimitadora alusiva a la clausura parcial temporal, con fundamento en el Artículo 144 Fracción I de la Ley Estatal del Equilibrio Ecológico y la Protección al Ambiente (LEEEPA), por existir un riesgo inminente de desequilibrio ecológico con posible daño o deterioro a los recursos naturales y en la salud de la población.

Es importante señalar que la medida impuesta por la Proepa permanecerá  hasta que el establecimiento acredite realizar las adecuaciones necesarias para que se garantice, con ello, el apropiado manejo y disposición final de la cerdaza, con el objetivo de evitar los riesgos de contaminación por este tipo de residuos.

Cabe recordar que la Proepa mantiene un operativo permanente de inspección y vigilancia como parte de sus atribuciones, con la finalidad de que se cumpla la normatividad ambiental vigente en la entidad, considerando como una herramienta fundamental la denuncia de la ciudadanía para reportar posibles daños al equilibrio ecológico de Jalisco.