Colima tiene un máximo histórico de la pandemia, al presentar 1 mil 416 casos activos en todo el estado: SSA

• El autocuidado será pieza clave para disminuir casos y con ello salir de la pandemia
• Los casos nuevos evidencian la falta de respeto de la ciudadanía por el cuidado de su salud y la de los demás
• La pandemia se extenderá más allá de 2021 y más si no se siguen los protocolos sanitarios

La titular de la secretaría de Salud en el estado, Leticia Guadalupe Delgado Carrillo, enfatizó que Colima mantiene un máximo histórico en el número de casos activos, teniéndose hasta la fecha 1 mil 416 casos en los diez municipios de la entidad. Esto es 518 casos más en los últimos cuatro días. “La nueva cifra más alta de casos activos en todo lo largo de la pandemia”.

Además, mencionó que el número de casos nuevos y fallecimientos evidencia el crecimiento sostenido de casos e incremento de muertes en el estado.

Refirió que en esto últimos cuatro días en promedio hay 172.75 casos sobre 122 que hubo en el reporte anterior y 2.5 por ciento sobre 2.33 promedio de muertes en el mismo lapso de tiempo.

En referencia a los casos activos, ponderó que por municipio, de menor a mayor, Ixtlahuacán tiene dos casos; Minatitlán siete, Comala, nueve; Armería, tiene diez; Cuauhtémoc, trece; Coquimatlán, 23. Con mayor proporción, Tecomán tiene 90; Villa de Álvarez con 267; Colima 330 y Manzanillo 665 casos activos.

Dijo que esta semana como se puede observar, por la presencia de casos activos, la mayor carga de enfermedad sigue estando en Manzanillo.

La funcionaria estatal aseveró que en una semana suman 1 mil 57 casos. 541 son hombres y 516 mujeres.

En resumen, expresó, esta situación se debe principalmente a dos puntos claves: la relajación de las medidas sanitarias en gran parte de la sociedad y la otra, la exigencia de hacer cumplir la obligatoriedad de cumplir estas medidas por parte de todas las autoridades.

“En otras palabras se relajan las medidas y se pide la ejecución de la Ley para que se cumplan a cabalidad”, precisó.

Al respecto, dijo, se ha compartido las acciones de todo el sector salud, como es la disposición de infraestructura, promoción, verificaciones sanitarias, vacunación, supervisión epidemiológica, entre otras, para garantizar el control de la pandemia y también el grado de responsabilidad, solidaridad, respeto y humanidad que se requiere por parte de la sociedad para aplicar y cumplir las disposiciones sanitarias basadas en investigaciones científicas.

“En la medida de que esta información se consuma, se conozca y se acepte, será camino para aumentar la conciencia sobre la realidad que se vive y que se actúe anteponiendo el autocuidado de la salud, sin la idea de que se requiere de un policía en cada lugar para sancionar a quien descuide la aplicación de las medidas sanitarias que ya bien se conocen”, precisó.

Señaló que se aboga por el comportamiento social, que cada vez se adquiera mayor conciencia del riesgo que vivimos con la información que se comparte de fuentes oficiales, así como del ejemplo ciudadano de quienes si cumplen a cabalidad y son ejemplo del cuidado personal y familiar de la salud.

“Cuidándote bien tú, cuidas bien a los tuyos”, reiteró.

Además, indicó, se han analizado tres motivos que hacen caer en pesimismo a la población en general, no solo en el estado, ni en el país, sino en el mundo entero, sobre el modo de enfrentar la pandemia. El no saber si a corto, mediano o largo plazo la pandemia va a concluir, porque la realidad nos da a entender que se extenderá más allá del 2021, cuando se sentía que ya se estaría de salida.

Un motivo es que se siguen dando distintas olas de contagias, se habla mediáticamente de una tercera ola, cuando en realidad en algunos países se han dado cuatro y hasta cinco “olas de contagios”, pero con la independencia de la vivencia particular del desarrollo de la pandemia en cada país o estado, tanto la sociedad como la comunidad médica se genera alarma con la lucha para controlar el número de casos.

“A mayor número de contagios habrá más complicaciones, más hospitalizados y paulatinamente mayor riesgo de mortalidad. La extensión en la duración de la pandemia multiplica las variaciones del virus y mutaciones”, externó.

Consecuencia de ello, refirió, es la afectación a jóvenes, no solo a quienes tienen comorbilidades, sino también dejando secuelas temporales a largo plazo o hasta permanentes.

El segundo motivo, subrayó, que se ha visto que con la apertura paulatina a eventos se ha incrementado el número de casos. A nivel internacional o continental, después de las competencias entre naciones se han incrementado los casos y aunque no se asista o se regulen los aforos.

Ha sido evidente que “eventos masivos es igual a mayores contagios”, mencionó. Reiterando que no es momento para eventos masivos, pues “aumentan los casos y aumenta el pesimismo de quienes creen que la pandemia por el virus SARS-CoV-2 ya está por concluir”.

Indicó que el tercer motivo es por la inmunidad de rebaño, que se refiere a esa “protección natural y comunitaria” cuando más del 70 por ciento de la población se encuentre vacunada. En este sentido, solo siete de los 195 países reconocidos en el mundo han alcanzado ese nivel.

Al no haber alcanzado esta inmunidad en la mayoría de los países en el planeta, el virus será pasando de persona a persona y al estar multiplicándose, “el virus cometerá errores en su réplica lo que origina variantes nuevas, las cuales dificultan el monitoreo de la enfermedad en el ser humano. Además, dilata el desarrollo científico para encontrar nuevos medicamentos, nuevas vacunas, e incluso evaluar las existentes”.

“La gran verdad y la gran realidad es que podemos evitar la enfermedad si nos hacemos a las buenas prácticas de bioseguridad. La distancia de al menos dos metros entre personas, traer bien puesta la mascarilla o cubrebocas, tapando perfectamente nariz, boca y mentón, desinfectando las superficies y el lavado de manos con agua y con jabón”, externó.

Esto, agregó, además de recibir las dosis de vacuna recomendadas cuando toque el grupo de edad que nos corresponda, es lo único que nos salva a nivel personal”, precisó.