Falta de cultura en la responsabilidad en los colimenses, nos lleva a un semáforo amarillo de nuevamente: Felipe Santana

Felipe Santana Linares, presidente de la Cámara Nacional de la Industria de Restaurantes y Alimentos Condimentados (CANIRAC) en Colima, lamentó que, a pesar de toda la información, medidas sanitarias, etc., los colimenses no fueron lo suficientemente responsables para mantener el riesgo bajo (color verde) en el semáforo epidemiológico de la pandemia de Covid-19.

Esta situación, enfatizó, es preocupante pues disminuye la capacidad de los empresarios por sacar adelante sus negocios al regresar a restricciones, principalmente en lo que se refiere a aforo de personas, con lo que se merma la posibilidad de crecer más y reactivar realmente la economía.

“Desde el segundo día de que se había decretado el color verde en el semáforo epidémico, ya se observaba una tendencia de llegar al amarillo y a pesar de ello la sociedad en general no cuidamos el semáforo como sociedad y desafortunadamente ahora nos toca vivir con un semáforo amarillo. Aunque estoy seguro que si se sigue así y pasan los siguientes quince días podríamos llegar al naranja y ojalá no”, precisó.

Obviamente, dijo, esta situación preocupa pues se estaba esperanzado de empezar una dinámica de mejores condiciones para trabajar y reestablecernos ya en su totalidad al contar con ya un aforo del 75 por ciento, el cual abría la posibilidad de mejorar las condiciones de trabajo, contratar más personal y reactivar el comercio local, tan importante para el desarrollo del estado.

“Desafortunadamente con el semáforo amarillo deberemos regresar al 50 por ciento de aforo y habrá que ver las demás condiciones que nos diga la Secretaría de Salud”, refirió.

Reiteró que esta situación si es preocupante para el sector gastronómico, pues vienen temporadas donde se tendría una buena economía, pues julio y agosto son buenos meses que levantan la economía, “sabemos que en septiembre baja un poquito”.

Pero, aseveró se tiene que trabajar con más ganas, cuidando la salud, no solo los negocios y establecimientos del sector gastronómico. “Preocupa qué va a pasar con el turismo, cuando los estados vecinos vean un semáforo en amarillo y las condiciones que habrá para poder estar en los establecimientos y visitarlos”.

Definitivamente, puntualizó, esta situación de la pandemia es un fuerte golpe para todo el sector turístico del estado, “los hoteleros también serán afectados, viendo su aforo y en qué condiciones van a poder recibir huéspedes”.